Mi Passion por Viajar

Quinchia, Risaralda, Colombia

Recuerdo desde muy pequeño soñaba con viajar, siempre me parecía increíble ver esos aviones que volaban sobre la cordilleras de los Andes Colombianos y de niño, quería ser piloto. Mi programa favorito era “pasaporte al mundo” con Hector Mora, todos los domingos de 11 a 12 de día, una hora muy difícil, pues nos tocaba ir a misa del medio día y siempre me veía en una situación forzosa con madre, una paisa muy estricta, pero siempre lograba verme el programa hasta el final, pues me encantaba, la frase final “Pasaporte al mundo, hoy desde ———- mañana desde cualquier lugar del Mundo”.  Creo que este fue unos de los primeros programas de Viajes en la televisión Colombiana, recuerdo haber visto mucho de los países en la cortina de hierro, lo cual sembró en mi esa inquietud por viajar, conocer otras culturas, apreciar su forma de vivir y aprender de ellas.

Disfruto planificando mis viajes (aunque nunca cumpla un intinerario previsto), los vivo intensamente y muchos de ellos forman parte de los mejores momentos que he vivido. He tenido el gran placer de haber encontrado el compañero de viaje perfecto Tim, con quien he viajado por los últimos 14 años y es alguien quien complementa esa experiencia.
Hace más de 20 años que esta pasión se ha podido ir alimentado y fue desde que salí Colombia a vivir a Inglaterra.  A finales de la década de los 80 aún no existían algunas de las facilidades que hoy tenemos para planificar un viaje. No había Internet, no recuerdo las Lonely Planet en español, ni tampoco disponiamos de las aerolíneas low cost que han “popularizado” los movimientos por el mundo. Solo dependíamos de las agencias de viajes, las cuales estaban mas que dispuestas a vendernos sus paquetes de vacaciones. En mi caso alimente esta pasión por un buen tiempo gracias a los libros de turismo de nuestra biblioteca municipal y las copias del National Geographic, que vi una infinidad de veces.

Hoy en día es díficil imaginar planificar y “soñar despierto” con un destino sin utilizar la tecnología, pero aquellos primeros viajes de bajo presupuesto, sin utilizar guías y moviendonos con mapas y referencias de otros viajeros, son los que han quedado grabados como las grandes experiencias viajeras: entre ellos mi primer viaje a Europa, llegando a Paris sin hablar Frances, ni Ingles y llegar hasta la casa de un amigo.Pero ver Europa por primera ves fue algo sensacional para alguien que viene de un pueblo tan pequeño.

Me llaman mucho las atención los destinos con gran riqueza arqueológica e histórica, las grandes civilizaciones antiguas desaparecidas, como ciudad Azteca, o ver las ruinas de Pompeya  o amanecer mirando las siluetas de templos antiguos en algún lugar de Asia.


Crecí como  católico pero  creo en “Dios” bajo mi propia concepción.

Machu Pichu

No creo en las organizaciones religiosas, ni en ninguna clase de clero y tampoco en las presuntas encarnaciones de buda, divinidades o “de los iluminados”. Tengo curiosidad en como viven las distintas culturas su Fé y la relación con sus dioses, a esto dedico buena parte del tiempo de mis viajes, he estado por ejemplo en ritos africanos en Sur Africal, en las oraciones en mezquitas en Turquía, en misas cristianas y ortodoxas en Europa, en ceremonias hinduistas en India,  en ceremonias a la pachamama en Perú y en distintas ruedas de oración budistas en Tailandia y Malasia y estaré en todos los ritos y todas las ceremonias que me permitan el acceso. Esa curiosidad me da despertado un gusto por el arte religioso.   A lo largo de los años cada día tengo más claro que todos creemos en el mismo Dios, es el mismo en esencia, pero son los dogmas y religiones los que generan fanatismos y con ellos guerras.

Taj Majal

El sistema en que vivimos, lo considero injusto y desigual, no tengo ideología política que “parezca” aplicable, mis ideales son cada día más anarquistas, porque en todos paises que he visitado desde las supuestas democracias hasta el comunismo, he visto desigualdades y explotación del hombre por el hombre.
Espero algún día ver al mundo en paz, sin ambiciones desmedidas, sin explotación de los más pobres por los supuestos ricos, el mundo que me gustaría ver es un mundo sin fronteras, un mundo de lugares y no un mundo de paises.

Decía José Marti “Contemplar la magia de la naturaleza, es sembrar en el alma lo esencial  de la vida” estoy de acuerdo con él,  la Naturaleza no deja de sorprenderme y maravillarme, no he visto nada hecho por el hombre que sea capaz de igualar la magia de un atardecer o un amanecer. Los imponentes Alpes o los Himalayas, las playas de aguas cristalinas del Caribe o Tailandia, las dunas inmensas del Sahara al sur de Marruecos, la Selva Amazónica, son sitios a los que nunca siempre deseo volver…

En mis viajes intento equilibrar historia y arqueología,  cultura, tradiciones y creencias; y por supuesto gastronomía y hasta un poco de ‘bajo perraje”, a veces lo consigo otras no, pero lo que si consigo es volver siempre con más experiencias, considero que la Universidad de la Vida son los Caminos del Mundo con bien lo decía my Padre que en paz descanse y quien tanto nos motivo por viajar y conocer.

Jatujak Market Bangkok

Hace mucho tiempo que no visitamos Asia, me gustaría mucho regresar a esta parte del mundo que esta cambiando tanto y tan rapido. En Asia hay mucho que aprender y mucho que vivir.

Cuando somos extranjeros, necesitamos siempre estar en contacto con los nuestras raíces, pues el saber de donde venimos nos ayuda a apreciar mucho lo que esta a nuestro alrededor. 
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s